CUADERNO DE CAMPO

La presencia de charrán elegante en l'Albufera de Valencia durante la temporada reproductora de 2017


14
Ago
2017

En 2017 se registró la presencia de charrán elegante Sterna elegans en el entorno de l’Albufera de Valencia durante la temporada de cría por undécimo año consecutivo. Las observaciones obtenidas implicaron a un mínimo de cinco ejemplares adultos cuya presencia se extendió entre el 19 de abril y el 2 de agosto. Dos de estos charranes instalaron un nido a finales de abril, sacando adelante un pollo que llegó a volar a finales de junio. Los datos aportados aquí fueron obtenidos gracias a la colaboración con el Servicio de Vida Silvestre en el marco del Plan de Acción de Aves Marinas de la Comunitat Valenciana.

Los charranes observados pudieron ser reconocidos individualmente atendiendo a su aspecto, particularmente a la estructura y el color del pico, a la talla corporal y al estado de la muda del plumaje. Sus pautas de comportamiento permitieron determinar su género con elevada probabilidad en cada caso. Pero se debe hacer constar que esta separación de los distintos ejemplares se presenta a modo de hipótesis de trabajo que deberá ser corroborada mediante programas de marcaje individualizado. Los ejemplares identificados durante 2017 se denominan (enumerados entre paréntesis) como sigue:

 

(1) Un macho adulto con anilla metálica en el tarso derecho (el mismo observado anualmente aquí desde 2006 y que llevó una anilla amarilla en el tarso izquierdo entre 2006 y 2012). Sus observaciones se extendieron entre el 19 de abril en el marjal dels Moros (A. Bereje, en http://www.rarebirdspain.net/arbsr1704.htm#Steele; comunicado por A. Abad) y el 7 de julio en el puerto de Valencia. Atendió un nido instalado junto con (3) durante la primera semana de mayo en el interior del puerto de Valencia y posteriormente atendió al pollo que llegó a completar su crecimiento con éxito. El 6 de julio pudo ser fotografiado mientras sesteaba en la reserva del Racó de l’Olla, pudiendo ser comparado directamente con (4) y (5), presentes en ese momento.

 

(2)Una hembra adulta observada inicialmente en el marjal dels Moros junto con (1) entre el 19 y el 23 de abril (A. Bereje, en http://www.rarebirdspain.net/arbsr1704.htm#Steele; comunicado por A. Abad). Pese a presentarse inicialmente junto con (1), esta hembra no acabó formando la pareja reproductora de este año y pudo ser vista el 12 de mayo en el puerto de Valencia, copulando con un macho de charrán patinegro S. sandvicensis, permitiendo una comparación directa con (1) y (3), presentes en ese momento. No se obtuvieron observaciones posteriores a esta fecha.

 

(3) Una hembra adulta observada inicialmente el 4 de mayo en el puerto de Valencia, atendiendo un nido en compañía de (1), donde permaneció posteriormente atendiendo al pollo, por lo menos hasta el 27 de junio. El 12 de mayo pudo ser vista al mismo tiempo que (2), lo que permitió realizar comparaciones directas y establecer la separación entre ambas hembras. Las observaciones de una hembra de aspecto similar realizadas en la reserva del Racó de l’Olla los días 3, 14 y 17 de julio, mientras sesteaba, se atribuyen a este mismo ejemplar que pudo ser comparado directamente con (4) y (5).

 

(4) Un macho adulto observado inicialmente en la reserva del Racó de l’Olla el 8 de mayo, de cortejo en un pequeño núcleo reproductor de charrán patinegro. Seguramente sea el mismo observado pocos días antes en el marjal dels Moros, el 5 y 6 de mayo (comunicado por A. Abad). Este ejemplar permaneció durante toda la temporada, visitando de forma regular la reserva del Racó de l’Olla hasta el 1 de agosto, participando de cortejos con charrán patinegro, sin mostrar otros indicios de reproducción. Pudo ser visto en la citada reserva al mismo tiempo que (1) el 6 de julio, junto con (3) en las visitas que esta hembra hizo a la reserva el 3 y 17 de julio, y ha podido ser visto junto con (5) en numerosas ocasiones a partir del 7 de julio, coincidiendo tanto durante el sesteo como durante pautas de cortejo, sin que mantuvieran una aparente interelación.

 

(5) Una hembra observada a partir del 5 de julio en la reserva del Racó de l’Olla que apareció con una muda post-nupcial avanzada y donde permaneció regularmente hasta el 2 de agosto, mientras sesteaba o realizaba pautas de cortejo junto con charrán patinegro, coincidiendo con (4) en numerosas ocasiones durante este periodo. Seguramente este mismo ejemplar pudo ser visto en el marjal del Moros el 30 de julio (comunicado por A. Abad). En una ocasión aceptó una ceba transportada por un macho de charrán patinegro, lo que permite determinar su género. Coincidió a un mismo tiempo junto con (1) y (4) el 6 de julio y junto con (3) el 14 y el 17 de julio.

 

A estos ejemplares se debe añadir el joven descendiente de (1) y (3) nacido en el puerto de Valencia, donde creció sin incidencias y pudo ser visto en vuelo por primera vez el 27 de junio. Todas las observaciones de este ejemplar tuvieron lugar en el interior del puerto y la última obtenida fue del 14 de julio. Una observación posterior que tuvo lugar en la bahía de Cádiz de (1) acompañado de un ejemplar joven realizada el 18 de julio (R. García Costales, en http://www.rarebirdspain.net/arbsr1707.htm#Steele) se atribuye con seguridad a este mismo ejemplar juvenil en dispersión post-generativa.

Los ejemplares (1), (2) y (4) ya habían sido vistos en años previos en la zona. No es seguro que el ejemplar (3) fuese alguno de los vistos previamente y el ejemplar (5) con seguridad no había sido visto anteriormente aquí. Nunca antes se habían podido reconocer cinco ejemplares en una misma temporada, aunque el máximo de ejemplares juntos ha sido de tres, como en años previos. Este año pudieron ser vistos tres ejemplares juntos el 12 de mayo en el puerto y el 6 y 14 de julio en el Racó de l’Olla, aunque (4) y (5) coincidieron casi diariamente en el Racó de l’Olla desde el 7 de julio, mientras en el puerto los adultos (1) y (3) atendían a su pollo, por lo menos hasta el 14 de julio, lo que permite suponer que en ese periodo hubo hasta cuatro ejemplares en la zona. Las observaciones se han extendido entre l’Albufera de Valencia y el marjal dels Moros, con una observación del 24 de mayo de un ejemplar pescando en el mar, frente a la desembocadura del Carraixet.

Aunque la presencia de charrán elegante se ha registrado en Valencia anualmente desde 2006 su identidad solo se ha podido establecer recientemente. Una muestra de uno de estos charranes, del macho (1) en este texto, se incluyó en un estudio que ha permitido identificar de forma inequívoca como charrán elegante a varios ejemplares de pico naranja citados en Europa, mediante un análisis genético (Dufour et al., 2017). En general, el aspecto de las aves vistas esta temporada: charranes de gran tamaño, de cresta larga, con obispillo blanco y pico largo de color naranja, rojizo en la base y amarillento en la punta; permite identificarlos con cierta seguridad. Parte de estos ejemplares, vistos en temporadas anteriores ya han sido homologados por el comité de rarezas de SEO/BirdLife, aunque los ejemplares (3) y (5) estarían actualmente pendientes de homologación.

Referencias: Dufour, P., J.-M. Pons, M. J. Collinson, J. Gernigon, J. I. Dies, P. Sourrouille and P.-A. Crochet. 2017. Multi-locus barcoding confirms the occurrence of Elegant Tern in Western Europe. Journal of Ornithology, 158: 351-361.

Texto redactado por: J. Ignacio Dies y Miguel Chardí

Una gaviota símbolo de la recuperación de una especie


16
Jul
2017

El pasado 6 de julio de 2017 pudo leerse la anilla de una gaviota de Audouin Larus audouinii que descansaba en uno de las estacas de madera que delimitan el espacio de protección de la Mata del Fang, en l’Albufera. Después de tramitar dicha (anilla blanca con letras JYV en negro), ha sido posible saber que el ave fue marcada como pollo en el nido en la colonia de la especie en las Islas Columbretes, nada menos que en 1995.

Sus 22 años no suponen el récord de longevidad de la especie, ya que en los últimos años se han observado otras aves anilladas en el nido durante los primeros trabajos de anillamiento científico con la especie, a mediados de los 80. Sin embargo, su historial nos permite viajar al pasado, cuando esta gaviota no era tan abundante y la especie acababa de salir de un estado de conservación muy delicado (en Estado Crítico hasta principios de 2000).

En 1995, el año en que nació JYV, 625 parejas de gaviota de Audouin nidificaron en la colonia de las Islas Columbretes, suponiendo el mayor número registrado hasta el momento, y que nunca se ha vuelto a alcanzar. La especie, tras establecerse en el Delta del Ebro en 1981 con muy buenos resultados en cuanto a productividad, crecía a un buen ritmo y colonizaba nuevas localidades de cría (aunque, por ejemplo, ya se reproducía en Columbretes desde 1974, siendo la presencia de gaviota de Audouin un aspecto clave para la protección posterior del archipiélago). Gracias a una importante labor conservacionista protegiendo sus colonias y reduciendo la presión de los predadores y otras molestias, la gaviota de Audouin pasó de tener menos de 2.000 parejas en 1980, a más de 6.000 en 1990, alrededor de 15.000 en el año 2000 y más de 20.000 en la actualidad.

Hoy en día, la gaviota de Audouin ha sabido adaptarse a una nueva realidad, y como especie está fuera de peligro, con numerosas colonias a lo largo del litoral mediterráneo occidental e islas, aunque el 95% de su población mundial se localiza en España. Ha encontrado en los puertos un nuevo lugar para establecer sus colonias (la mayor colonia mundial de la especie se encuentra en el puerto de Castellón), y no es raro encontrarlas alimentándose en arrozales, de descartes pesqueros, vertederos o incluso robando comida a bañistas en las playas. Una situación impensable cuando nació JYV, hace 22 años.

 

Texto remitido por: Pablo Vera

Bibliografía:

Madroño, A., González, C. y Atienza, J.C. (Eds.) 2004. Libro Rojo de las Aves de España. Dirección General para la Biodiversidad-SEO/BirdLife. Madrid

Un morito explorador


17
Abr
2017

El morito común (Plegadis falcinellus) es una especie que en muy poco tiempo ha colonizado numerosos humedales de la comunidad Valenciana y del interior peninsular. Para ello, se aprovechan de su capacidad de movimiento para encontrar nuevas áreas de alimentación y reproducción. Hace pocos días revisando historiales de moritos comunes con anillas de lectura a distancia dimos con un historial muy poco común. Se trata de un historial breve, pero que muestra uno de los aspectos de mayor importancia en la colonización de nuevas áreas reproductoras: la dispersión juvenil.

Dicho morito, con anilla V02, fue anillado como pollo en el nido en junio de 2010 en l’Illa del Buda (Delta del Ebro). No existen observaciones hasta poco menos de un año después, cuando fue observado ininterrumpidamente entre el 30 de marzo y 9 de abril de 2011, en Bingheimer Reid, un pequeño humedal de 85 ha en Alemania cercano a Frankfurt. Apenas el día siguiente apareció en Baja Sajonia, nada menos que a 160 km de distancia de donde había estado los días previos. Una semana después fue observado en Große Grabenniederung, un humedal próximo a Branderburgo, donde fue permaneció al menos dos semanas antes de partir a un nuevo e inusual destino: la laguna de Curlandia, en la costa de Lituania, donde estuvo al menos una semana, suponiendo nada menos que la sexta cita de la especie en este país del Báltico. Tras mes y medio sin que fuera observado de nuevo, aparece entre julio y septiembre en distintos puntos de la costa de Holanda, para ser observado de nuevo en España, en Urdaibai, a mediados de septiembre del mismo año. No es hasta el 2 de enero de 2012 cuando vuelve a ser observado, en este caso en l’Albufera, suponiendo su última observación. Curiosamente, durante todo su periplo coincidió el tipo de hábitat en el que fue observado: cultivos de cereales de inundación anexos a humedales.

Cada año, los moritos emprenden largos viajes de este tipo hacia el centro y norte de Europa. Incluso han llegado a observarse aves anilladas en Doñana en islas del Caribe, poniendo de manifiesta la importante capacidad de vuelo de estas aves. Conocer estos viajes es posible gracias a, entre otros métodos, el anillamiento científico de estas aves.

Los moritos que observamos en l’Albufera con anilla de lectura a distancia proceden de las principales colonias del Mediterráneo occidental: La Camarga (Francia), Delta del Ebro (Tarragona) y Doñana (Sevilla). Fuera de la época de cría, las aves se desplazan a lo largo de la ruta que pasa por estas regiones, haciendo uso de los arrozales cosechados para alimentarse de invertebrados, anfibios y semillas que quedan entre los rastrojos. Las aves nacidas en l’Albufera, cuya programa de marcaje es más reciente y con menos información de momento, parecen seguir este mismo patrón de desplazamientos, con lecturas durante el invierno en los humedales del sur de la península, como Doñana o marismas de Cádiz.


Texto y contenidos:
Pablo Vera